Buscar
  • Nita Gutiérrez

Yoga, tu aliado en esta cuarentena



La palabra “yoga” es sánscrita y significa “unión”, lo que equivale a llevar la mente y el cuerpo a un estado de conciencia pura del ser sin distracción alguna. Los antiguos yoguis desarrollaron este sistema como un medio para lograr la armonía interior y en relación con el entorno. Creían que trabajando con el cuerpo y la respiración podían alcanzar estados beneficiosos para la mente, el cuerpo y las emociones.

El yoga ganó popularidad en la década de 1980 cuando se tradujo el libro “Yoga Sutras” escrito dos siglos antes por un yogui llamado Patanjali. Desde entonces, el yoga ha ganado una gran aceptación en los 5 continentes.

El yoga puede ser de gran utilidad a la hora de intensificar la conexión entre cuerpo y mente. A medida que practiquemos regularmente, alcanzaremos un mayor estado de bienestar y empezaremos a notar los beneficios que nos servirán de estímulo para seguir avanzando.

Poco a poco, empezaremos a ser más conscientes no solo del cuerpo y la mente, sino de sus necesidades, lo que nos ayudará a conocernos y comprendernos mejor. Practicar yoga con regularidad es una excelente forma de aliviar el estrés y las tensiones que acumulamos y que nos pasan factura tanto a nivel físico como mental.

Algunos beneficios de practicar Yoga regularmente:

Mejora la respiración.

El yoga enseña a respirar correctamente. La respiración conocida como diafragmática, se basa en el movimiento del diafragma, que al bajar hacia el vientre succiona aire a los pulmones y al subir hacia éstos expulsa el aire. Recibe también el nombre de respiración abdominal pues el diafragma al bajar empuja los órganos del abdomen dando la impresión de que éste te hincha. Las asanas, combinadas con una respiración adecuada, mejoran la circulación sanguínea, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Respirar de manera profunda y a un ritmo pausado equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.

Refuerza el Sistema Inmunológico

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, la hormona relacionada con el estrés. Está demostrado que unos niveles de cortisol elevados pueden provocar cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta y problemas de sueño & digestivos, entre otros. Niveles altos de cortisol en la sangre provocan cambios en el sistema inmunológico. La práctica del yoga, al incidir directamente en esta hormona, aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

Aumenta la flexibilidad

Cuando empezamos a practicar yoga, los resultados son visibles rápidamente, ya que las articulaciones se benefician de este tipo de ejercicios. Además, mejora la capacidad respiratoria, la atención y uno se siente más tranquilo. Poco a poco, al aumentar el tiempo en el que se mantiene la postura, será tu mejor aliada para ganar concentración, flexibilidad, paciencia y perseverancia.

Mejora el equilibrio

Para conseguir equilibrio en las posturas es necesario ejercitar la conciencia sobre el cuerpo. Solo con una buena alineación se puede mantener un asana que requiera un cierto nivel de equilibrio. Cuando se practica yoga, es importante mantener la concentración en las sensaciones que produce cada postura, estando plenamente presentes en todo momento, y realizando las correcciones que sean necesarias para mejorar. A medida que se adquiera experiencia, el cuerpo aprenderá cómo con un pequeño ajuste se puede recuperar el equilibrio en una postura. A medida que mejora el equilibrio, también lo hace nuestra flexibilidad.

Equilibra el Sistema Nervioso

El yoga estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo, compuesto por el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. El yoga activa el SNP, que favorece la relajación, reduciendo el ritmo cardíaco y la presión sanguínea y facilita la recuperación en situaciones de estrés.

Vale mencionar que cada postura “asana” ofrece variaciones para que las adapte a su condición física y a su nivel de flexibilidad, de modo que le resulte más fácil pasar de las posturas básicas a las más complejas.

Gracias a la práctica regular del yoga podrá depurar y fortalecer su organismo, permitir la circulación armónica de la energía y alcanzar el equilibrio físico y mental necesario para afrontar las exigencias de la vida cotidiana con una actitud serena y positiva.


Si te gusto este artículo, por favor no olvides compartirlo, de seguro a alguien más, al igual que a ti, le interesará.


Gracias!


Nita



9 vistas
  • lfb2
  • lfb2

 

         © 2018 Nita Gutierrez   |   All rights reserved