Buscar
  • Nita Gutiérrez

Nunca se va del alma quien está en el corazón. No hay distancia para eso



Al reflexionar sobre las vacaciones navideñas, lo más probable es que te haga sonreír alguna anécdota que sucedió en la cena navideña porque las cosas no salieron según lo planeado. Cuando se trata de familia, la imperfección es la perfección. Trabajar juntos para pasar las vacaciones a pesar de los defectos ineludibles ayudará a profundizar los lazos familiares y creará un entorno de apoyo para el dolor y el recuerdo.


Una manera de apoyarnos en el duelo son los límites. Los límites pueden ser útiles en el duelo, pero también pueden ser útiles durante la complicada y agotadora temporada navideña. Incluso sin dolor de un duelo, la temporada navideña puede resultar difícil. Existe la presión de que las cosas sean festivas… Está la familia y todo el amor y todas las complicaciones que vienen con la familia... Hay expectativas que algunas veces pueden parecer demasiado…



Dejando a un lado el duelo, puede ser útil para todas las personas establecer límites y límites claros para las fiestas. También puede ser importante recordar que debes mostrarte bondad y autocompasión.


Cuando establecer límites es una nueva práctica, algunos miembros de la familia pueden enojarse o acusarlo de ser malo o egoísta. En tal caso, establecer los límites podría tratarse de un ajuste. Si tu familia está trabajando junta para crear una cultura que respete las necesidades de los demás, los límites son simplemente una forma de comunicarse, comprender y respetar las necesidades de los demás.


Aunque los límites y la autocompasión de las fiestas se verán y serán diferentes para todos, establecerlos pueden sonar de la siguiente manera:

  • Me encantaría pasar a cenar, pero solo puedo quedarme 2 horas.

  • Estoy feliz de ser el anfitrión de este año, pero no cocinaré en esta oportunidad, compraré todo. Si hay algo específico que te gustaría o tiene restricciones, por favor traiga su cena con usted.

  • Muchas gracias por la invitación. Suena encantador, pero no estoy preparado para ella este año. Quizás en el futuro.

  • Me siento incómodo hablando de política o del estado de mi relación, así que me gustaría que los elimináramos de la mesa este año.

  • Necesito un pequeño descanso - Voy a dar un paseo. Volveré en un momento.

  • Hemos decidido no tener alcohol en casa este año durante las vacaciones y pedimos que nadie traiga.

  • Tendremos mucha comida excelente y bebidas sin alcohol. Todavía me encantaría tenerte en la celebración como de costumbre, pero si no te sientes cómodo con eso, entiendo si decides celebrar en otro lugar.

  • Sé que dar regalos ha sido una tradición importante en nuestra familia, pero este año estoy experimentando mucho estrés al respecto. Voy a dejar de participar y pediré que nadie me compre regalos. Sé que es difícil cuando alguien abandona la tradición, pero necesito hacer esto para cuidar mi salud mental y mi bienestar este año.

Recuerda que no es tu trabajo satisfacer las necesidades navideñas de todos los demás por tu cuenta. Puedes decepcionar a la gente, pero la gente puede manejar la decepción. La gente puede decepcionarte, pero puedes manejar la decepción. El hecho de que todos quieran que te quedes doce horas y traigas tu pastel hecho en casa no significa que tengas que hacerlo. Si te quedas dos horas y traes pastel comprado en la tienda, todos sobrevivirán. Créeme.


Puedes decepcionar a la gente, pero la gente puede manejar la decepción. La gente puede decepcionarte, pero puedes manejar la decepción.

Está bien si te sientes culpable cuando comienzas a compartir tus necesidades. La culpa no siempre significa que hayamos hecho algo malo. A veces, simplemente significa que se nos ha pedido que prioricemos los deseos y necesidades de los demás a expensas de los nuestros durante tanto tiempo que cuando finalmente afirmamos nuestras propias necesidades, lo procesamos como si hubiéramos hecho algo "mal". Recuerda, los límites son para ti, no para otras personas. No puedes controlar cómo los demás responden a los límites de sus vacaciones (o cualquier límite). Todo lo que puedes hacer es ser honest@ y direct@ acerca de tus necesidades y respetar las de ellos.


Si estás pasando por un duelo, el dolor es duro. Se te permite tomar un descanso de las vacaciones o de ciertas tradiciones navideñas. También se te permite crear nuevas tradiciones en el futuro.


Recuerda, tu conexión con tu ser querido no vive en tu dolor. Vive en tu amor por ellos, tus recuerdos y la forma en que viven en tu vida. Puede ser fácil sentirse culpable por disfrutar de ciertas cosas que están aquí para disfrutar. Reconoce ese sentimiento, pero recuerda que tu dolor y el amor por la persona (o personas) que has perdido pueden convivir con tu alegría.



Nunca se va del alma quien está en el corazón. No hay distancia para eso
~ Rafael Cabaliere



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo